Ayudas directas para reforzar la solvencia de autónomos y empresas

El BOE del 13 de marzo de 2021 publica el Real Decreto Ley 5/2021 de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la Covid-19, que moviliza 11.000 millones de euros en ayudas directas a las empresas, mediante subvenciones, reducción de costes y refuerzo de su capital. 

La norma establece diversos instrumentos para que empresas y autónomos puedan hacer frente al pago de facturas con proveedores, costes fijos y otras deudas, financieras y no financieras, mejorando así sus balances y garantizando el mantenimiento de sus negocios. 

La recepción de todas estas ayudas, además del desarrollo pendiente por Acuerdo del Consejo de Ministros, estará condicionada a que las empresas receptoras no tengan su domicilio en un paraíso fiscal, no estén en concurso ni hayan cesado la actividad en el momento de la solicitud, se hallen al corriente de pagos de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social y no repartan dividendo ni aumenten los salarios de su equipo directivo durante un periodo de 2 años, así como al mantenimiento de su actividad hasta junio de 2022. 

Línea Covid de ayudas directas a autónomos y empresas 

La nueva línea de ayudas directas a autónomos y empresas, dotada con 7.000 millones de euros (2.000 millones que se destinarán a Islas Baleares y Canarias y 5.000 millones al resto de Comunidades Autónomas, CCAA, de ahora en adelante), tiene como objetivo que las CCAA concedan ayudas directas a los autónomos y empresas de los sectores más afectados por la pandemia cuyos ingresos hayan caído más de un 30% con respecto a 2019. 

Las ayudas directas recibidas por los autónomos y empresas considerados elegibles tendrán carácter finalista y deberán aplicarse a la satisfacción de la deuda y pagos a proveedores y otros acreedores, financieros y no financieros, así como los costes fijos incurridos, siempre y cuando éstos se hayan devengado entre el 1 de marzo de 2020 y el 31 de mayo de 2021 y procedan de contratos anteriores a la entrada en vigor de este RDL. En primer lugar, se satisfarán los pagos a proveedores, por orden de antigüedad y, si procede, se reducirá el nominal de la deuda bancaria, primando la reducción del nominal de la deuda con aval público. 

Se considerarán destinatarios los empresarios o profesionales y entidades adscritas a los sectores definidos en el Anexo I del RDL, y cuyo volumen de operaciones anual declarado o comprobado por la Administración, en el IVA o tributo indirecto equivalente en 2020 haya caído más de un 30% con respecto a 2019. Esta información se suministrará por la Administración Tributaria correspondiente a petición de las CCAA y las ciudades de Ceuta y Melilla. 

Las CCAA establecerán los criterios para las ayudas por destinatario, de forma que no se superen los siguientes límites máximos: 

a) 3.000€ cuando se trate de empresarios o profesionales que apliquen el régimen de estimación objetiva en el IRPF. 

b) Para aquellos empresarios y profesionales cuyo volumen de operaciones anual declarado o comprobado por la Administración, en el IVA o tributo indirecto equivalente, haya caído más del 30% en el año 2020 respecto al año 2019, la ayuda máxima que se concederá será del: 

  1. El 40% de la caída del volumen de operaciones en 2020 respecto de 2019 que supere dicho 30%, en el caso de empresarios o profesionales que apliquen el régimen de estimación directa en el IRPF, así como las entidades y establecimientos permanentes que tengan un máximo de 10 empleados. 
  2. El 20% del importe de la caída del volumen de operaciones en 2020 respecto de 2019 que supere dicho 30%, en el caso de entidades y empresarios o profesionales y establecimientos permanentes que tengan más de 10 empleados. 

Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados b) 1. y b) 2. anteriores, la ayuda no podrá ser inferior a 4.000€ ni superior a 200.000€. 

Se podrá concurrir a convocatorias realizadas por distintas CCAA para la asignación de las ayudas directas previstas si el volumen de operaciones en 2020 fue superior a 10 millones de euros y la actividad económica se desarrolla en más de un territorio autonómico. 

No podrá concederse ninguna ayuda directa de las recogidas en este apartado pasado el 31 de diciembre de 2021. 

Las CCAA deberán proceder a un adecuado control de los fondos recibidos que asegure la correcta obtención, disfrute y destino de los mismos por los perceptores finales. 

Se suscribirán Convenios entre el Ministerio de Hacienda y las CCAA. Estos Convenios deberán firmarse en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del RDL (13/03/2021), procediéndose por el Ministerio de Hacienda a la transferencia de los fondos correspondientes a cada Comunidad Autónoma dentro de los 10 días siguientes a la fecha en que adquiera eficacia cada convenio. 

La empresa beneficiaria de estas ayudas deberá justificar ante el órgano concedente el mantenimiento de la actividad que da derecho a las ayudas a 30 de junio de 2022. En caso contrario, procederá el reintegro de las ayudas percibidas. 

Línea para la reestructuración de deuda financiera Covid 

Este segundo eje de actuación incluye un conjunto de medidas de apoyo y flexibilización de los préstamos que cuenten con aval público, permitiendo así que el ICO se incorpore a los procesos de refinanciación y reestructuración que pacten los bancos y sus clientes, protegiendo también la estabilidad financiera. Este eje se ve apoyado mediante la creación de una nueva línea para la reestructuración de deuda financiera con aval del Estado, dotada con 3.000 millones de euros. Sobre la base del análisis del cliente que haga la entidad financiera, se podrán acordar medidas para, en primer lugar, extender por un periodo adicional el plazo de vencimiento de los préstamos con aval público; en segundo lugar, convertir los préstamos con aval público en préstamos participativos, medida que reforzará los recursos propios de las empresas beneficiarias al tener estos préstamos un tratamiento equivalente al capital a efectos mercantiles. Como medida de último recurso en este ámbito, se permite la concesión de ayudas directas para reducir la financiación con aval público solicitada durante la pandemia. 

Las ayudas podrán destinarse a las empresas que cumplan los criterios de elegibilidad que se establecerán por un posterior Acuerdo de Consejo de Ministros y dentro de un proceso de renegociación acordado por los clientes con las entidades financieras, que asumirán la parte proporcional de la reducción del préstamo. 

Adicionalmente, para su elegibilidad como beneficiario de estas medidas, la empresa o autónomo, en los casos en que le sea aplicable y siempre que el plazo de solicitud estuviera vigente, deberá haber solicitado previamente a las entidades financieras y estas haber comunicado la formalización a ICO las medidas de ampliación de plazos y carencias, recogidas en el RDL 34/2020, de 17 de noviembre. 

Para la articulación de estas medidas se aprobará por Acuerdo del Consejo de Ministros un Código de Buenas Prácticas, de adhesión voluntaria por parte de las entidades financieras y otros organismos, similar al existente en el ámbito hipotecario, cuyo objetivo es favorecer una actuación coordinada y eficiente de los bancos en apoyo de empresas viables con problemas puntuales de solvencia. 

Se regulan también los derechos arancelarios notariales y registrales derivados de la formalización e inscripción de las operaciones recogidas en el RDL y en el acuerdo del Consejo de Ministros que lo desarrolle. 

En todos los contratos de crédito o préstamo a empresas y autónomos que se encuentren dentro del ámbito de aplicación de este RDL, el interés moratorio aplicable desde el momento en que el deudor solicite a la entidad financiera la aplicación de cualquiera de las medidas del Código de Buenas Prácticas, y acredite ante la citada entidad que se encuentra en dicha circunstancia, será, como máximo, el resultante de sumar a los intereses remuneratorios pactados en el préstamo un 1% sobre el capital pendiente del préstamo. 

En paralelo a todas estas disposiciones, el RDL extiende hasta el 31 de diciembre el plazo para solicitar préstamos con aval del ICO y se establece el régimen de cobranza aplicable a los avales otorgados en virtud de los Reales Decretos-Leyes 8/2020, de 17 de marzo, y 25/2020, de 3 julio de acuerdo con la normativa y prácticas de las entidades financieras. 

Fondo de recapitalización de empresas afectadas por Covid 

En tercer lugar, y para los casos en que las medidas anteriores no hayan sido suficientes, se crea un Fondo de recapitalización de empresas afectadas por Covid, dirigido a reforzar los balances de empresas que eran viables en diciembre de 2019, pero que se enfrentan a problemas de solvencia por la pandemia. 

Este fondo está dotado con 1.000 millones de euros y será gestionado por COFIDES, empresa con capital público-privado. Las ayudas se realizarán en forma de instrumentos financieros, como préstamos ordinarios, préstamos participativos, capital u otros a empresas que atraviesen dificultades temporales y que no puedan acceder a las ayudas del Fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas, gestionado por SEPI, que tiene un importe mínimo de aportación de 25 millones de euros. 

Requisitos de los solicitantes 

Los destinatarios de las medidas previstas en el RDL deberán cumplir en el momento de presentación de la solicitud los siguientes requisitos: 

  1. No haber sido condenado mediante sentencia firme a la pena de pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas o por delitos de prevaricación, cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, fraudes y exacciones ilegales o delitos urbanísticos. 
  2. No haber dado lugar, por causa de la que hubiese sido declarada culpable, a la resolución firme de cualquier contrato celebrado con la Administración. 
  3. Hallarse al corriente de pago de obligaciones por reintegro de subvenciones o ayudas públicas. 
  4. Hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social. 
  5. No haber solicitado la declaración de concurso voluntario, no haber sido declarados insolventes en cualquier procedimiento, no hallarse declarados en concurso, salvo que en éste haya adquirido la eficacia un convenio, no estar sujetos a intervención judicial o haber sido inhabilitados conforme a la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, sin que haya concluido el período de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso. 
  6. No tener la residencia fiscal en un país o territorio calificado reglamentariamente como paraíso fiscal. 

Los destinatarios de las medidas previstas en el RDL asumen asimismo los siguientes compromisos: 

  1. Deberán mantener la actividad correspondiente a las ayudas hasta el 30 de junio de 2022. 
  2. No podrán repartir dividendos durante 2021 y 2022. 
  3. No aprobar incrementos en las retribuciones de la alta dirección durante un periodo de 2 años desde aplicación de alguna de las medidas. 

Por Acuerdo de Consejo de Ministros podrán establecerse requisitos adicionales. 

Otras medidas 

El RDL aprobado establece también medidas en el ámbito concursal, extendiéndose hasta el 31 de diciembre las moratorias actuales, con el fin de que las empresas viables en condiciones normales de mercado cuenten con instrumentos legales que les permitan mantener su actividad y el empleo. 

De forma específica, se extienden las moratorias relativas a la exención del deber del deudor de solicitar la declaración de concurso y la no admisión a trámite de las solicitudes de concurso que presenten los acreedores; se amplía el plazo para renegociar, tanto los acuerdos de refinanciación y acuerdos extrajudiciales de pago (ambos son instrumentos previos al concurso), como los propios convenios concursales; y se amplían hasta el 31 de diciembre de 2021 las medidas procesales que agilizan los procesos, como la tramitación preferente y el fomento de la subasta extrajudicial. 

En esta misma línea, la Disposición Adicional 3ª establece, al abrigo de las medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia adoptadas en este RDL, la extensión a 4 meses del período en el que no se devengarán intereses de demora por los aplazamientos en el pago de tributos que ya se había establecido en el RDL 35/2020, de 22 de diciembre. 

Asesoría Contable y Financiera

Para más información no dudes en contactarnos