Deducibilidad fiscal de los intereses de demora

A raíz de la consulta de la DGT (V4080-15 de 21 de diciembre) y de la Resolución del TEAC de 7 de mayo de 2015, en la que se establecen criterios dispares en cuanto a la deducción de los intereses de demora, la Agencia Tributaria ha emitido el Informe A/1/8/16 relativo a la deducibilidad en el Impuesto sobre Sociedades de los intereses de demora derivados de liquidaciones dictadas por la Administración Tributaria.

El criterio sería el siguiente:

A. Intereses fiscalmente deducibles

    1. Los intereses derivados del fraccionamiento o aplazamiento del pago de los tributos
    2. Intereses de demora cuando ha mediado suspensión.

Este supuesto se daría cuando, confirmada una liquidación practicada por Resolución o Sentencia en la que se desestiman las pretensiones del contribuyente, éste recurre la citada liquidación. En este sentido hay que diferenciar dos periodos. Hay una parte de los intereses que se deben al incumplimiento del obligado tributario, que ha supuesto la práctica de la liquidación por parte de la Administración. Estos intereses, según el TEAC NO serían deducibles.

Una vez fijada la deuda, se produce la impugnación de la misma con solicitud y concesión de la suspensión de la ejecución del acto impugnado. Se abre un periodo que se asemeja a los suspensivos. Si la sentencia es desestimatoria, estos intereses correspondientes al período de suspensión SÍ serían fiscalmente deducibles.

B. Intereses no deducibles fiscalmente

Los intereses de demora contenidos en las liquidaciones administrativas derivadas de procedimientos de comprobación o inspección, de naturaleza indemnizatoria, no son partidas deducibles a la hora de determinar la base imponible del Impuesto de Sociedades.

 

Quim Alastuey Parladé

Socio Área Fiscal Contable

qalastuey@clarisgestio.com