Medidas de apoyo a la solvencia empresarial por la pandemia

En el Real Decreto-Ley 5/2021, de 12 de marzo, en su Disposición Adicional 3ª, se ha aprobado una medida de apoyo a las empresas y autónomos, consistente en la concesión de aplazamiento de las deudas tributarias cuyas autoliquidaciones se presenten dentro del mes de abril de 2021. 

Como en ocasiones anteriores, si bien no se trata de una ayuda directa en forma de “subvención” para compensar las pérdidas ocasionadas por la crisis del Covid-19, sí que significa una ayuda financiera para facilitar el pago de las deudas tributarias. Además, se establece un período concreto en el que no se van a devengar intereses por la demora en el pago de la deuda. 

A continuación, detallamos el contenido de la medida adoptada: 

Disposición adicional Aplazamiento de deudas tributarias 

  1. En el ámbito de las competencias de la Administración Tributaria del Estado, a los efectos de los aplazamientos a los que se refiere el art. 65 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, se concederá el aplazamiento del ingreso de la deuda tributaria correspondiente a todas aquellas declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde el 1 de abril hasta el 30 de abril de 2021, ambos inclusive, siempre que las solicitudes presentadas hasta esa fecha reúnan los requisitos a los que se refiere el art. 82.2.a) de la citada ley.  

La cuantía está fijada en 30.000€, conforme a lo dispuesto en la Orden HAP/2178/2015, de 9 de octubre, por la que se eleva el límite exento de la obligación de aportar garantía en las solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento a 30.000€. 

  1. Este aplazamiento será aplicable también a las deudas tributarias a las que hacen referencia las letras b), f) y g) del art. 65.2 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. 

Art65. Aplazamiento y fraccionamiento del pago. 

2.No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias: 

b) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deban cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta. 

f) Las derivadas de tributos que deban ser legalmente repercutidos salvo que se justifique debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas. 

g) Las correspondientes a obligaciones tributarias que deba cumplir el obligado a realizar pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades (IS). 

Ello supone que determinadas deudas tributarias como las retenciones de IRPF, los pagos fraccionados del IS o las deudas por IVA, que normalmente no son aplazables, o bien su aplazamiento requiere la acreditación de determinados aspectos a menudo difíciles de justificar, se van a poder aplazar en este período. 

  1. Será requisito necesario para la concesión del aplazamiento que el deudor sea una persona o entidad con volumen de operaciones no superior a 6.010.121,04€ en el año 2020. 
  1. Las condiciones del aplazamiento serán las siguientes: 

a) El plazo será de 6 meses. 

b) No se devengarán intereses de demora durante los primeros 4 meses del aplazamiento. 

Asesoría Contable y Financiera

Si tienes dudas o necesitas asesoramiento al respecto, ponte en contacto con nosotros.