Medidas laborales y empresariales ante la situación provocada por el COVID-19

La pandemia por el coronavirus -COVID-19-  tiene múltiples implicaciones para el desarrollo de la vida ciudadana y por supuesto para el trabajo en las empresas. Las instrucciones y normas cambian a gran velocidad a través de las diferentes circulares que emite el Ministerio de Trabajo y a la espera de las medidas que se han anunciado que se aprobarán en el Consejo de Ministros de mañana, a continuación, recordamos algunas recomendaciones de las autoridades.

Mediante el Real Decreto 463/2020 se ha declarado el estado de alarma y se han establecido medidas de contención en el ámbito educativo y de la formación suspendiéndose la actividad educativa presencial en todos los centros públicos o privados. Se mantendrán las actividades educativas a través de las modalidades a distancia y «on line», siempre que resulte posible.

También se ha establecido medidas de contención en el ámbito de la actividad comercial, equipamientos culturales, establecimientos y actividades recreativos, actividades de hostelería y restauración, y otras adicionales, con las excepciones referidas a los establecimientos comerciales minoristas que se señalan en el Real Decreto.

Se señala que la permanencia en los establecimientos comerciales deberá ser la estrictamente necesaria para que los consumidores puedan realizar la adquisición de los productos. En todo caso, se evitarán aglomeraciones y se controlará que consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad de al menos un metro a fin de evitar posibles contagios.

Se suspende la apertura al público de los museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como los espectáculos públicos, las actividades deportivas y de ocio.

Se suspenden las actividades de hostelería y restauración, pudiendo prestarse exclusivamente servicios de entrega a domicilio.

Se suspenden asimismo las verbenas, desfiles y fiestas populares.

En cualquier caso siguen siendo válidas las recomendaciones establecidas en la correspondiente “Guía para la actuación en el ámbito laboral en relación al nuevo Coronavirus” del Ministerio de Trabajo estableciéndose como obligación para las empresas el evitar situaciones de contacto social en los caos en que no sea obligatorio paralizar su actividad.

Se recomienda a Trabajadores y Empresa estar atentos a las situaciones de riesgo grave e inminente e inevitable, informando lo antes posible de la existencia de este riesgo, debiéndose adoptar medidas de suspensión temporal de la actividad.

Por su parte las autoridades sanitarias han dictado las siguientes recomendaciones:

  1. Organizar el trabajo de modo que se reduzca el número de personas expuestas.
  2. Adoptar medidas específicas para las personas especialmente sensibles.
  3. Proporcionar información sobre medidas higiénicas, (lavarse las manos con frecuencia, no compartir objetos, ventilación del centro de trabajo, y la limpieza de superficies y objetos).
  4. Poner a disposición el material higiénico necesario, y adoptar los protocolos de limpieza que fuesen precisos.

Para recurrir a la solución del Teletrabajo hay que señalar que es necesario el acuerdo colectivo o individual, con carácter excepcional, para el desarrollo de tareas imprescindibles que no puedan desarrollarse en el centro físico habitual.

Cabe recordar que las empresas no pueden obligar al empleado a tomarse vacaciones, utilizar días de libre disposición o asuntos propios para cubrir los días de inactividad solo sería posible mediante acuerdo suscrito al efecto.

Si la empresa se viese en la necesidad de suspender su actividad de manera total o parcial, ya sea por decisión de las Autoridades Sanitarias o bien de manera indirecta por los efectos del coronavirus en el desempeño normal su actividad, podrá hacerlo conforme a los mecanismos previstos en la normativa laboral vigente.

Una empresa podría ver afectada su actividad por el coronavirus por causas organizativas, técnicas o de producción, entre otras:

  • Por la escasez o falta total de aprovisionamiento de elementos o recursos necesarios para el desarrollo de la actividad empresarial como consecuencia de la afectación por el coronavirus de empresas proveedoras o suministradoras.
  • Por un descenso de la demanda, la imposibilidad de prestar los servicios que constituyen su objeto o un exceso o acúmulo de productos fabricados, como consecuencia de la disminución de la actividad por parte de empresas clientes.

El expediente temporal de empleo podrá ser de suspensión total o parcial de la jornada o de reducción de la misma, (en tanto en cuanto la causa productiva, técnica u organizativa no afecte a la totalidad de las horas o días de trabajo desempeñadas por la persona trabajadora).

Se entiende como fuerza mayor, a efectos de la regulación temporal de empleo, con carácter general, aquella generada por hechos o acontecimientos involuntarios, imprevisibles, externos al círculo de la empresa y que imposibilitan la actividad laboral.

Podrían ser consideradas como causas que justifican un expediente de regulación temporal de empleo por fuerza mayor, entre otras análogas, las siguientes: Índices de absentismo que impidan la continuidad de la actividad de la empresa por enfermedad, adopción de cautelas médicas de aislamiento, etc. o decisiones de la Autoridad Sanitaria que aconsejen el cierre por razones de cautela.

Entérate de todos los cambios legislativos derivados de la declaración del estado de alarma por el COVID-19, que afectan a empresas y personas, haciendo clic aquí.

Para cualquier duda o si quieres ampliar información, ponte en contacto con nosotros.

Área Gestión Laboral
Clarís Gestión


Evita que el Covid-19 consuma tu tesorería a corto plazo.

Te ayudamos a realizar un plan de tesorería para tu empresa.