Nuevas obligaciones en la llevanza de los libros registro en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas

Con la publicación de la orden HAC/773/2019, de 28 de junio, se introducen modificaciones que afectan a la llevanza de los libros registro de determinados contribuyentes que desarrollen actividades económicas.

Así pues, se establece que los contribuyentes que desarrollen actividades económicas están obligados a la llevanza del libro registro. Esta obligatoriedad se extiende a las siguientes actividades:

  • Los contribuyentes que realicen actividades empresariales o profesionales acogidas a régimen de estimación directa simplificada o estimación directa que no tenga carácter mercantil.
  • Los contribuyentes que realicen actividades empresariales cuyo rendimiento se determine mediante el método de estimación objetiva, en el caso de que deduzcan amortizaciones, estarán obligados a llevar un libro registro de bienes de inversión. Además, por las actividades cuyo rendimiento neto se determine teniendo en cuenta el volumen de operaciones habrán de llevar un libro registro de ventas o ingresos.
  • Las entidades en régimen de atribución de rentas que desarrollen actividades económicas, llevarán unos únicos libros obligatorios correspondientes a la actividad realizada, sin perjuicio de la atribución de rendimientos que corresponda efectuar en relación con sus socios, herederos, comuneros o partícipes.

Salvo para aquellos que estén obligados a llevar contabilidad ajustada al Código de Comercio.

Como principal novedad se introducela obligación de reflejar en los libros de ventas e ingresos y de compras y gastos el NIF de la contraparte.

Todos los libros registros mencionados en esta orden deberán ser llevados, cualquiera que sea el procedimiento utilizado, con claridad y exactitud, por orden de fechas, sin espacios en blanco y se totalizarán, en todo caso, por trimestres y años naturales.

Cuando exista simultaneidad de actividades, se deberán llevar libros independientes para cada una de ellas.

Con esta nueva orden se establecen los plazos de anotación en libros:

  1. Deberán hallarse anotados antes de que finalice el plazo para realizar la declaración e ingreso de los pagos fraccionados.
  2. Cuando no se expida factura, deberán anotarse en el plazo de 7 días a partir del momento de la realización de las operaciones o de la expedición de los documentos, siempre que este plazo sea menor que el señalado en el apartado anterior.
  3. Las facturas recibidas deberán anotarse por el orden en que se reciban, y dentro del período impositivo en que proceda efectuar su deducción.

Los libros registros del IRPF podrán ser compatibles con los requeridos en el IVA.

Estos cambios entraron en vigor el pasado 18 de julio de 2019 y se aplicarán a las anotaciones registrales correspondientes al ejercicio 2020 y siguientes.

¿Interesado en recibir más información al respecto? Contáctenos.

Eugenio Jover Espinosa
Técnico Contable

SOLICITA TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO