Solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento en el caso del Impuesto sobre el Valor Añadido

I. El art. 65 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria regula los aplazamientos y fraccionamientos de las deudas tributarias.

II. Dicho artículo fue modificado por el art. 6 del Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social, en primer lugar, para suprimir la excepción normativa que abría la posibilidad de aplazamiento o fraccionamiento de las retenciones e ingresos a cuenta; y en segundo lugar para introducir los siguientes supuestos de deudas tributarias que tampoco podrían ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento.

En este segundo supuesto se encontraban las derivadas de tributos repercutidos (como es el caso del IVA), salvo que se justificase debidamente que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas. Es decir, se exigía, para poder obtener el aplazamiento o fraccionamiento el tener que acreditar que las cuotas de IVA no se habían percibido.

III. La AEAT, en su página web había publicado una nota informativa, bajo el título de “Los aplazamientos a autónomos tras el Real Decreto-ley 3/2016”. Se hacía mención pues, únicamente a los autónomos.

Posteriormente, la Instrucción 1/2017, de 18 de enero, de la Directora del Departamento de Recaudación de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, sobre gestión de aplazamientos y fraccionamientos de pago, establece lo siguiente:

La herramienta informática de actuaciones administrativas automatizadas, en aras de la eficiencia del procedimiento, no realiza requerimientos para que se acredite la transitoriedad de las dificultades de tesorería ni la falta de ingreso de los impuestos repercutidos. Se presumirán acreditadas ambas circunstancias con la formulación de la solicitud.

Es decir, para el caso del denominado “procedimiento automatizado” para solicitar autónomos y pymes, aplazamientos o fraccionamientos, no se efectuarán requerimientos a fin de solicitar la acreditación de que el IVA no se ha percibido.

Pues bien, las solicitudes que se refieran a deudas inferiores a 30.000€, se gestionan de forma automatizada, por lo que están eximidas de la aportación de garantías.

Por ello, para solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento del pago del IVA por un importe inferior a 30.000€, no se deberá acreditar que el IVA no se ha cobrado.

Se podrán conceder aplazamientos hasta un máximo de 6 plazos mensuales para las sociedades o entidades y de 12 para las personas físicas, pudiendo solicitarse un número de plazos inferior, en todo caso con periodicidad mensual y sin que los importes establecidos en estos plazos, excluidos los intereses, pueda ser inferior a 30€.

De este modo, quedan establecidos dos procedimientos para que los autónomos y las pymes puedan solicitar el aplazamiento y el fraccionamiento en función del importe de la deuda a aplazar.

A) Aplazamientos correspondientes al procedimiento automatizado (para importes de hasta 30.000€):

  • Plazo de aplazamiento: el número de plazos lo solicita el contribuyente, pero con un límite máximo de 12 mensualidades para autónomos y de 6 mensualidades para sociedades.
  • Periodos: la periodicidad será mensual y las cuotas no podrán ser inferiores a 30€.
  • Garantías: no se requiere la presentación de garantías.
  • Documentación: no es necesario justificar las dificultades de tesorería para el pago ni tampoco el importe de las cuotas de IVA no cobradas.
  • Se denegará la solicitud si se incluyen deudas que ya se aplazaron anteriormente y cuyo pago se incumplió.
  • Se denegará también si el deudor tiene deudas superiores a 600€ no aplazadas, que estén en periodo ejecutivo y cuya providencia de apremio ya se haya notificado.

B)    Aplazamiento relativos al procedimiento ordinario:

  • Plazo de aplazamiento: se concederán según las garantías aportadas por el solicitante, con un plazo máximo de 36 mensualidades.
  • Garantías: se exige la presentación de garantías.
  • Documentación: SÍ es necesario justificar las dificultades de tesorería que obligan al aplazamiento, así como la acreditación de que el importe de las cuotas de IVA no cobradas en su caso.

Finalmente, cabe reseñar que la normativa establecida por el Real Decreto-ley 3/2016 no ha sido modificada; la Instrucción 1/2017 establece un criterio en el trabajo de las Dependencias de Recaudación de la AEAT, que podría ser modificado en el futuro.

Quim Alastuey Parlade
Socio Área Fiscal Contable
Clarís Gestió i Documentació