Deducibilidad de los turismos en IVA e IRPF

Consulta V0425-19 de 28/02/2019

 

Poniendo el caso de que un consultante ejerce la actividad profesional de abogado y para el desarrollo de su actividad necesita un vehículo, habiendo decidido adquirir un vehículo nuevo de renting, ¿cuál sería la deducibilidad del renting en el IRPF e IVA?

  1. IVA

En IVA, para que se puedan deducir las cuotas soportadas por la adquisición de bienes o recepción de servicios es necesario que la actividad empresarial sea directa y exclusiva, admitiéndose la afectación parcial. Al tratarse de un turismo, una vez demostrado que se encuentran, al menos, parcialmente afectos a la actividad empresarial, se presumirá que el grado de afectación es del 50%. Únicamente los vehículos mixtos, podrán beneficiarse de la presunción de la afectación total al desarrollo de la actividad.

  1. IRPF

Si el contrato de renting, responde a las condiciones anteriores, conforme los puntos 5 y 6 del art. 106 de la Ley 27/2014, se podrán deducir la carga financiera satisfecha a la entidad arrendadora y la parte de las cuotas de arrendamiento financiero correspondiente a la recuperación del coste del bien, esta última con el límite del doble de dicho coste(el triple, si se considera empresa de reducida dimensión) del coeficiente de amortización lineal según las tablas de amortización oficialmente aprobadas que correspondan al bien. El exceso será deducible en los siguientes períodos impositivos, respetando el mismo límite.

En el caso de que el contrato no reúna los requisitos del art. 106 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, se considerará fiscalmente deducible la carga financiera satisfecha así como un importe equivalente a las cuotas de amortización que, de acuerdo con los sistemas de amortización establecidos en el apartado 1 del art. 12 de la citada Ley, corresponderían al bien objeto del contrato.

Todo lo expuesto anteriormente se corresponde con el método de estimación directa modalidad normal.

Por otro lado, en relación a la cuestión planteada, las cantidades correspondientes al arrendamiento del vehículo se podrán deducir cuando tengan una correlación con los ingresos de la actividad empresarial y en línea con lo dicho en el art. 15.1.e), 2º párrafo, de la  Ley del Impuesto sobre Sociedades, en este caso sólo puede existir si el vehículo se destina exclusivamente a la actividad.

Lo anterior, deberá probarse por cualquiera de los medios generalmente admitidos en derecho, siendo competencia de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria la valoración de las pruebas aportadas. En el caso de no existir, las cantidades no podrán ser fiscalmente deducibles.

Javier Echevarría Cabané

Técnico Contable

Clarís Gestió i Documentació

¿Interesado en recibir más información al respecto? Haga clic aquí para inscribirse a nuestra newsletter.

SOLICITA TU PRESUPUESTO SIN COMPROMISO